Facebook Twitter Google +1     Admin

Arboles muertos y mucha tinta

Literatura basura, comics extraños, fotonovelas deformes... La cultura popular que pocos miran, regurgitada aquí

Bomba en el pantano de la muerte

20130529010803-bomba-en-el-pantano-de-la-muerte.jpg

Título original: BOMBA THE JUNGLE BOY IN THE SWAMP OF DEATH; or, The Sacred Alligators of Abarago (1929)

Autor: “Roy Rockwood” (probablemente John Duffield)

Colección: Robin Hood nº 82

Edita: Acme, Buenos Aires, 1955

 

Primero un dato curioso: esta novela salió primero en la colección Robin Hood que su inmediata antecesora, Bomba en el sendero del terror, dejando un error en la cronología interna de la serie que solo leyéndolas de corrido se subsana. Así que están avisados de la pifia.

Ahora respecto a la novela, tenemos a Bomba encontrando a unos médicos que andan buscando una planta que puede, convenientemente tratada, solucionar los problemas mentales de las personas… incluído Cody Casson, el anciano que crió a bomba y está medio gagá si lo miramos con un ojo solo. Por supuesto no creen en cualquier lugar de la jungla sino en un pantano repleto de caimanes y donde viven una tribu feroz y salvaje. Para que no sea fácil, vamos. En fin igual Bomba irá, conseguirá las flores, engañará a la tribu salvaje y conseguirá que hagan el remedio para que Casson al fin hable de su familia.

La resolución de esta saga se sigue estirando más y más, hasta la estulticia. En fin lo de siempre. Esto es para que lo lean nostálgicos del personaje y/o investigadores de la cultura pop de derribo. Como el que escribe este blog

Eso sí, las tapas ilustradas por Pablo Pereyra siguen apoteósicas ocmo siempre.

 

 

28/05/2013 21:08 roberto #. Especial ¡Ungawa!

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.







Temas

Archivos

Enlaces

 

 
Bomba en el pantano de la muerte | Arboles muertos y mucha tinta

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris